Bienvenido a Verum News

Nuestro objetivo es dar voz a todas las personas y poner el mundo a su alcance.
Emprender en VERUM y obtener el 100% de las ganancias.

Comenzar

Phong Nha: las cuevas más largas del mundo

El parque nacional Phong Nha-Ke Bang es uno de los más impresionantes de Vietnam. Está ubicado en la provincia Quang Binh, en el centro del país, y atrae a curiosos de todo el mundo que quieren recorrer sus cuevas.
  • Phong Nha: las cuevas más largas del mundo

Phong Nha es un pequeño pueblo colgado de las montañas de Vietnam central, a 500 kilómetros al sur de Hanoi. Algunos hostels, algunos restaurantes, muchas agencias de turismo. Debido a su reputación y a su inclusión en la lista de sitios protegidos por la UNESCO, Phong Nha recibe cientos de turistas al día, imantados por la popularidad de sus cuevas.
Es casi imposible entrar a la cueva más larga del mundo (hay lista de espera de un año aproximadamente y el tour sale alrededor de tres mil dólares), pero las otras cuevas de la zona son igualmente llamativas. Durante la masacre estadounidense, allí funcionaron depósitos de aprovisionamiento, escuelas y hasta hospitales. Con mi amigo y fotógrafo Damián Almua entramos a dos de ellas.


Cueva del paraíso

Para una persona claustrofóbica, entrar a una cueva no es fácil. Sin embargo, la Cueva del paraíso nunca se angosta. Su techo se encuentra a unos 150 a 200 metros del piso, entonces el encierro no se hace tan evidente. O problemático...

Las formaciones kársticas del interior de la cueva son una galería de arte contemporáneo: las estalagmitas y las estalactitas de tonalidades ocre y gris están alumbradas con maestría. La cueva tiene 1500 metros transitables, con pasarelas prolijamente dispuestas. Esos 1500 metros se parecen muchísimo a Marte. O tal vez a Júpiter. Pero de seguro no a la Tierra. El aire es denso, la humedad es insoportable. Emerger a la superficie fue un alivio, pero a la vez, fue extraño: volvíamos a estar a merced de los elementos, bajo la lluvia. Y otra vez en la Tierra.


Cueva oscura

En esta cueva experimenté una sensación física que jamás había vivido. Algunos amigos que habían estado ahí me dijeron que la única forma de explicarlo era entrar a la cueva yo mismo y sentir lo que habían sentido ellos.

Es difícil describir la extraña sustancia que yace en su interior, es como describir un corte en el dedo gordo del pie, o un pelotazo en los testículos, o algo más bonito, como por ejemplo una caricia. La porosidad de los árboles y la textura de algunas frutas tropicales también son difíciles de describir, a menos que uno se deje tomar por loco al llamar aterciopelado o melenudo a un lychee.

Llegamos en una moto semi-destartalada. Llovía muchísimo, pero en ningún momento aflojamos la muñeca: dejamos atrás arrozales geométricos, rutas serpenteantes y vacas curiosas para llegar a la entrada de la caverna, que fue descubierta solo hace 26 años.

Entrego 10 años de mi vida, tal vez más si me los piden, para poder presenciar el momento en el cual un pequeño y juguetón vietnamita se deslizó por los vericuetos de la cueva y encontró la extraña sustancia. ¡Lo que debe haber sido la emoción en el rostro de su familia al contarlo! Solo él sabe cómo fue ese momento.

Para llegar a la recámara principal hay que saltar en tirolesa y nadar hasta la otra costa del río. Una vez allí, un río turquesa congelado recorre las entrañas de la cueva y desemboca en una pileta de barro, y uno siente que flota en ese barro/agua enlodada. Sí, flotar en el agua. ¿Qué dios? ¡Ese es un chamuyero! Yo sí puedo decir que floté en el agua. Más que agua, una sustancia viscosa, con una resistencia mayor a la sal marina, similar al mercurio. Nadar en una pileta de mercurio marrón en el corazón de una cueva en Phong Nha, Vietnam Central. Vaya día.

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • NowNow NowNow 30 Mayo 2017 15:57

    Tremendo!