Las dos joyas mejor preservadas de Filipinas: Malapascua y Kalanggaman

Saltar de isla en isla en Filipinas me permitió apreciar la diversidad de este hermoso archipiélago del sudeste asiático. Pero más allá de que hay islas para todos los paladares, Malapascua y Kalanggaman se destacan por sobre el resto.

Siempre me atrajeron las islas: esos micro-mundos rodeados de agua tienen un estilo de vida diferente. Y no se debe al aislamiento: los pueblos montañosos del Tíbet también están aislados. El mar masajea meticulosamente cada metro de sus costas, y sus habitantes, notablemente descontracturados, lo agradecen.

Con tan solo 10 km², Malapascua es una de las islas más pequeñas de Filipinas. Está ubicada al norte de la isla de Cebú, y se llega cruzando en bote desde el puerto de Maya. Los resorts están esparcidos por la costa, y las casas más humildes y los hostels están en el centro. Los gallos, absolutamente por todos lados: la pelea de gallos es pasión en Filipinas, nos guste o no.

Las tonalidades turquesa del mar y su arena finísima hacen de Malapascua un destino obligado. Bajo sus aguas pueden encontrarse formaciones de coral y cardúmenes payasescos. Y con un poco de suerte, algún esbelto tiburón zorro.

Luego de dos horas de navegación, Kalanggaman se asoma tímida en el horizonte. Es la isla más pequeña en la que jamás estuve y, debo admitir, la más bella: algunas palmeras, agua transparente, y soledad. Para todos los que amamos las islas, aquí está la felicidad.

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • SantiagoDelSel SantiagoDelSel 17 Nov. 2016 11:01

    Cardúmenes de Nemos! Qué lindo suena todo...