La ciudad que nunca descansa

Mi tercera entrada a Bangkok

Al entrar a Bangkok por tercera vez, tuve la misma sensación que las veces anteriores: es un monstruo gigantesco indomable que crece y crece y seguirá creciendo. Cuando miramos el mapa desde la comodidad de google maps, todo es conmensurable --todo tiene un límite al alcance de la vista--, y eso nos da seguridad.

Entrar en Bangkok en tren es incluso más bello que sobrevolarlo, pero insignificantemente pequeña es esa sensación comparada con la que se consigue recorriendo sus pasillos angostos, sus canales, sus intensos e imborrables olores, sus templos brillantes bajo el sol, sus demoledores brazos superiores, sus balcones y terrazas, sus venas subterráneas, sus pequeños parques y sus descomunales mercados.

Bangkok es un monstruo que te abraza muy fuerte, casi hasta asfixiarte; pero te obliga siempre a volver y por lo bajo te susurra un "hasta luego".

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • SantiagoAstrobbiEchavarri SantiagoAstrobbiEchavarri 31 Oct. 2016 23:04

    ¡Es una ciudad increíble! Yo también voy a volver prontito, me tiene atrapado jajaja.

  • Kakarotto Kakarotto 31 Oct. 2016 22:54

    Muy Bueno @santiastrobbi@hotmail.com!! Estuve 1 noche y 2 día en Bangkok y me sorprendo un montón. Creo que me falto tiempo! todo por volver!!